Noticias

La NASA suspende el lanzamiento del Discovery tres horas antes del despegue

La agencia espacial estadounidense anunció ayer el suspenso del lanzamiento del transbordador espacial Discovery tres horas antes de su despegue. Los técnicos detectaron fallos en un sensor del tanque de combustible. No especificaron la fecha en que se volverá a intentar el vuelo, aunque en rueda de prensa se explicó que la posibilidad más optimista para el próximo lanzamiento sería el sábado 16 de julio.

Según informa la NASA en su página web, el sensor es uno de los cuatro colocados en el tanque de combustible, y protege uno de los motores del transbordador haciendo que éste se apague en el caso de que la nave se queda con un nivel demasiado bajo de combustible durante el ascenso. Los sensores "por alguna razón no funcionaron bien hoy y tendremos que anular este intento de lanzamiento", señaló el director de la misión, Mike Leinbach, a su equipo. "Comprendo todo el esfuerzo que hemos hecho juntos, pero esto no conducirá a un intento de despegue hoy", agregó.

No es la primera vez que estos sensores funcionan mal. Durante una prueba de carga de combustible el pasado abril, uno de los sensores funcionaba de manera intermitente. No se pudo descubrir la causa, pero la NASA sustituyó todo el tanque e instaló un calentador para prevenir una acumulación peligrosa de hielo. Los directivos decidieron que la carga de combustible el día del despegue sería la prueba definitiva.

En el momento del anuncio de la suspensión, seis de los siete astronautas de la misión estaban ya acomodados en los asientos y listos para la primera misión de un transbordador desde que en febrero de 2003 el Columbia estalló cuando retornaba a la Tierra.
Publicado el 14/07/2005

Todo está listo para lanzamiento del Discovery

Eileen Collins, comandante de la misión, primera mujer al frente de un transbordador. (Foto: BBC)
La NASA resolvió el martes los últimos problemas técnicos del transbordador espacial Discovery y declaró que la nave estaba lista para hacer su primer vuelo espacial desde el desastre de Columbia hace dos años y medio. "Vamos al despegue mañana, si el tiempo lo permite", dijo el administrador de la NASA Michael Griffin. "No queda pendiente ninguna cuestión significativa".

El Discovery y sus siete tripulantes deberán despegar este miércoles a las 21.51 (hora UTC/GMT+2) en una misión que ha de llevarlos a la Estación Espacial Internacional. Pese a las tormentas anunciadas para esta semana, la NASA continuaba con su cuenta regresiva para el despegue del Discovery.

"El vehículo está listo. El equipo está listo. Creo que la nación está lista", dijo el director de pruebas del transbordador, Jeff Spaulding. "Con un poco de suerte, el tiempo también será favorable para que comencemos nuestra histórica misión de llevar de nuevo el transbordador al espacio y traer a nuestros tripulantes a la Tierra sanos y salvos".

Debido a los vaticinios de lluvia, la agencia espacial redujo del 70% al 60% las posibilidades de que el transbordador sea lanzado de acuerdo con el cronograma. Los administradores del programa habían dicho que para proceder al despegue era necesario resolver todavía algunos problemas técnicos menores, pero agregaron que estaban confiados en que esas dificultades no retrasarían el lanzamiento.

Los directivos de la NASA tuvieron el lunes una reunión sobre el lanzamiento que duró tres horas y media, una duración considerablemente mayor de la que solían tener reuniones antes de que el transbordador Columbia partiese en su misión fatal. El subdirector del programa, Wayne Hale, dijo que la reunión fue animada y que se emitieron opiniones disidentes sobre una serie de cuestiones de carácter técnico.

Agregó que la franqueza del debate fue "sólo un nuevo símbolo de la apertura" de la NASA después del desastre de Columbia.

[+] NASA - Return to Flight
Publicado el 13/07/2005

Comienza la cuenta atrás para el lanzamiento del Discovery

El Discovery en la plataforma de lanzamiento. (Foto: Florida Today)
Por primera vez desde hace algo más de dos años, los relojes de la cuenta atrás de Cabo Cañaveral, en Florida, lucen orgullosos el tiempo que falta para el despegue de un transbordador espacial. Será el Discovery el encargado de volver a llevar astronautas de la NASA al espacio, dos años después de la tragedia del Columbia. El despegue está previsto para dentro de 48 horas.

"La cuenta atrás para el lanzamiento del Discovery ya ha comenzado", aseguró el portavoz de la NASA, George Diller, segundos después de las 18.00 horas del domingo (medianoche en España), justo cuando el reloj comenzó a funcionar. La agencia espacial estadounidense ha anunciado que el despegue se producirá, si todo va según lo previsto, a las 15.51 (21.51 horas en España) del próximo miércoles.

La NASA ha esperado a poner en marcha el contador hasta que ha pasado el peligro del huracán 'Dennis', que ha azotado las costas de Florida pero ya ha pasado de largo. El transbordador aguantó erguido sobre la plataforma de lanzamiento los vientos de hasta 200 km/h que golpearon la zona, aunque los técnicos de la agencia espacial aseguraron que no ha habido ningún peligro para la nave.

La vuelta de los transbordadores al espacio supondrá que podrán seguir adelante los trabajos de construcción de la Estación Espacial Internacional, parados desde la explosión del Columbia, dado que algunas de las piezas sólo pueden ser transportadas por naves muy grandes, como el Discovery.

En los dos años y medio transcurridos desde el accidente, los técnicos han hecho en el "Discovery" y los otros dos transbordadores de la flota de la NASA 286 modificaciones, 41 de ellas hechas por la Comisión que ha investigado la explosión del Columbia. A pesar de ello, y cuando estaba prácticamente todo listo para que el transbordador despegara el pasado mes de mayo, los técnicos decidieron retrasar hasta julio el lanzamiento para equipar al nuevo depósito de combustible de la nave con un calentador para evitar la formación de placas de hielo.

[+] ElMundo.es
Publicado el 11/07/2005

Nuevos transbordadores para la Estación Espacial Internacional

Modelo a escala real del vehículo espacial reusable Clipper (Foto: Corporación espacial rusa Energía)
En el mundo se va desarrollando una reñida competencia (de momento, entre Estados Unidos, Rusia y Europa) por crear nuevas naves espaciales que llevarán a personas y cargamentos a la órbita circunterrestre, especialmente a la Estación Espacial Internacional (ISS).

Ahora es importante saber si los transbordadores norteamericanos que integran el sistema de transporte espacial "Space Shuttle" reanudarán este año sus vuelos a la ISS. "Esperamos que sí, porque de lo contrario necesitaremos revisar todo ese proyecto que abarca a tantos países", había comentado a mediados de mayo el director de la Agencia Federal Espacial de Rusia ("Roskosmos"), Anatoli Perminov.

Mientras, la agencia espacial estadounidense NASA ya está preparando el vuelo del transbordador "Discovery" y espera poder terminar para cuando empiece la etapa de lanzamientos, que se extiende del 13 al 31 de julio. En la NASA entienden perfectamente que cuando finalice la era de los "shuttle" (quizá sólo les quede volar hasta 2010) podrá quedar interrumpida la presencia norteamericana en el espacio y particularmente en la ISS, y en este caso todo el complejo orbital pasará técnicamente a Rusia y a sus partners europeos. Es por eso que el nuevo dirigente de la NASA, Michael Griffin, haya decidido acelerar la creación del nuevo sistema de transporte, hecho que conviene tanto a los norteamericanos como a la cosmonáutica tripulada en general.

Sin embargo, los planes ruso-europeos en dicho terreno nada tienen que envidiar a los proyectos estadounidenses. Así, son cada vez más claros los contornos de la cooperación entre Rusia y Europa en la ejecución del programa "Cliper". Se trata de un transbordador espacial que está desarrollando (de momento sólo con recursos propios) la corporación espacial rusa "Energía".

El jefe de la Dirección de vuelos tripulados de la ESA, Daniel Sacotte, está convencido que Francia, Alemania e Italia participarán sin falta en la financiación del programa "Cliper" y con ello abrirán el camino al espacio para los cosmonautas europeos, que hoy son 14.

Parece que ya muy pronto terminará la explotación de las famosas naves de carga automáticas rusas "Progress", que durante 27 años abastecen las estaciones orbitales de todo lo necesario. El jefe adjunto de diseños de la corporación "Energía", Nikolai Briujanov, había comunicado a mediados de mayo que "Roskosmos" ha recibido el proyecto del nuevo sistema de transporte espacial "Parom".

Explicó que el esquema de funcionamiento de "Parom" es totalmente distinto al de "Progress". Previamente, un vehículo impulsor inserta en una órbita baja (unos 200 kilómetros de altitud) un aparato espacial que no está destinado para transportar ni llevar a bordo cargamento alguno. Pues ese aparato es el remolcador interorbital de uso múltiple "Parom".

O sea, el vehículo impulsor lleva hasta un determinado lugar en la órbita un contenedor con cargamento. Acto seguido, el remolcador espacial se acopla al contenedor y lo traslada al lugar de destino, por ejemplo, a la estación orbital.

Pero lo más interesante es que el transbordador "Cliper" y el remolcador "Parom" forman un sistema único de uso múltiple destinado para transportar cargamentos en el espacio, sistema que podrá servir para las investigaciones tanto del espacio circunterrestre como de las galaxias lejanas.

[+] Russsian Information Agency Novosty
Publicado el 01/06/2005

La tripulación de la ISS intentará arreglar el sistema de producción de oxígeno

El astronauta John Phillips trabaja con cajas de carga dentro de la esclusa de aire Quest. (Foto: NASA)
La expedición 11 ha pasado la última semana ocupandose del mantenimiento de la ISS, realizando experimentos y asegurando que la Estación tenga suficiente oxígeno. El equipo también se prepara para la llegada de un carguero Progress ruso el próximo 18 de junio.

El lunes, el equipo comenzó a quemar dos cartuchos de oxígeno por día a la espera de la llegada de más oxígeno entregado por la nave de carga Progress el próximo mes. En la preparación para la misión STS 114, la primera misión de la Shuttle a la ISS en más de dos años, el astronauta John Phillips despreurizó un puerto de atraque y una esclusa de aire, poniendo a punto estos módulos para próximos paseos espaciales.

El sistema Elektron que genera oxígeno de la Estación opera defectuosamente desde hace unos meses. La tripulación 11 intentará reanimar el sistema siguiendo las recomendaciones de ingenieros del CCVE. Además el próximo carguero Progress transportará piezas de recambio nuevas que permitirán restablecer definitivamente el Elektron.

Además del sistema Elektrón, que genera oxigeno a partir de agua por electrólisis, a bordo hay tanques con oxígeno que se llenan en cada viaje de los cargueros rusos Progress y los transbordadores del programa Space Shuttle norteamericanos.

El tercer recurso a bordo para producir oxígeno consiste en una especie de pastillas especiales o cartuchos que al entrar en combustión liberan el vital gas. Según Krasnov, los cartuchos son un recurso cómodo y seguro.

Durante los quince años de existencia de la estación orbital soviética Mir, hundida en el océano Pacífico en marzo de 2001, sus tripulantes quemaron unas 5.000 pastillas de oxígeno.
Publicado el 27/05/2005

<< Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 Siguiente >>

Suscripción

Suscríbete a nuestro canal de noticias RSS





Buscador

Noticia

  avanzado